médico y paciente

Una sana relación médico-paciente mejora la salud y el bienestar: consejos para profesionales médicos.

La relación médico-paciente juega un papel fundamental sobre el cuadro general de la salud y mejora los resultados sanitarios. Es importante cuidar esa relación y estar al día acerca de metodologías útiles para que se genere confianza.

La profesión de médico implica no sólo tener conocimientos adquiribles por medios de una carrera universitaria, especialización y práctica, sino también tener dotes humanas innatas como la dedicación, el amor por la profesión, la empatía y la calidez, solo por citar algunas. El juramento hipocrático (el primer texto deontológico de la historia de la medicina) hace hincapié en sus responsabilidades y sus características éticas: secreto profesional, pericia y prudencia en la cura del enfermo, dar auxilio a cualquier persona sin excluir a nadie y actuar siempre para el bien de los pacientes y no desprevenidamente.

Los pacientes que confían en sus médicos tienen mejor salud

A lo largo de los años se han llevado a cabo muchos estudios para investigar si hay una correlación entre el estado de salud (resultados objetivos y subjetivos) de una persona y la relación que tiene con su médico. Según un estudio llevado a cabo por el Massachusett General Hospital, existe un vínculo entre el tipo de relación médico-paciente y los resultados sanitarios, el grado de salud y bienestar general tanto de los profesionales como de las personas atendidas. Se ha demostrado que la buena concordancia entre los dos sujetos conlleva una mayor confianza en el médico, que a su vez consigue atender de forma más eficaz al paciente y que existen unas “medidas destinadas a mejorar la interacción de los profesionales de la salud con los pacientes […] que pueden producir efectos en la salud tan beneficiosos”.

Como mejorar la relación médico-paciente

Aunque cada doctor es diferente, los mejores comparten unas características comunes y similaridades.Tienen cualidades entrañables, como la confianza y la honestidad, que ayudan a crear un ambiente cálido y ameno para los pacientes. Aquí les dejamos algunos pequeños consejos para mejorar esta relación.

La confianza constituye la base de la relación positiva entre los profesionales y los pacientes pero, para que el vínculo se haga aún más beneficioso los médicos deben saber:

 

  • Escuchar y dedicar el tiempo necesario. La primera característica que un médico tiene que tener es la capacidad de escuchar con atención y de observar. Una persona que acude a una consulta médica lo hace para poder contar lo que le está ocurriendo y lo que siente. El tiempo necesario para esto varía según la actitud y el tipo de paciente: lo importante es demostrar que se está allí para escuchar y para poder proporcionar consejos y ayudas sin interrumpir.
  • Empatía. Es fundamental inspirar confianza y demostrar empatía para que los pacientes se sientan a gusto y comprendidos; es necesario que se estime siempre como válido el motivo de la visita al consultorio y en caso de cuadros clínicos complicados saber ofrecer consuelo y apoyo.
  • Aclarar y explicar con detalles. No dejar al paciente con dudas es uno de los objetivos principales de la atención médica y profesional.
  • Asegurarse de que no se hayan dejado asuntos sin aclarar o no cubiertos, usar términos sencillos y explicar aquellos más técnicos con palabras más comunes y familiares. Cuanta más pericia se utiliza en esta fase, más rápido será el diagnóstico y el tratamiento oportuno.

 

El establecimiento de una relación positiva entre médico-paciente basada en la confianza depende directamente de cómo los médicos interactúan con las personas atendidas. Si los pacientes reconocen en el profesional a una persona competente, con una propensión a la escucha, que alienta la interacción y hace preguntas, aclara y explica con sencillez todos los asuntos médicos y dudas, las consultas médicas, la investigación y el diagnóstico resultarán más ágiles y mejores serán los resultados.

Además de mejorar los resultados sanitarios, esta “buena relación” beneficia también a los médicos porque aunque es un trabajo sobre todo basado en la dedicación, el médico también necesita respaldo y sentirse apreciado. Para ser un buen doctor o doctora hay que estar dispuesto a ir actualizando tanto los conocimientos propios de la especialidad, como las prácticas que aumenten el respeto, la confianza, el agradecimiento mutuo y la familiaridad.

 

 

Nuestras telesecretarias atenden sus llamadas. Bajo demanda también 24h.

  • ✓ Atención telefónica, gestión de citas y fax digital
  • ✓ Servicio de secretariado multilingüe disponible también en Inglés, Alemán, Francés, Italiano y Catalán
  • ✓ App para smartphone gratuita (iOS y Android)
  • Solicite presupuesto sin compromiso y asegúrese un mes de prueba con 50€ de saldo inicial en llamadas

    La información que nos proporcione será almacenada de acuerdo con nuestra política de privacidad para procesar su solicitud de contacto.

    Puedo revocar este consentimiento en cualquier momento. *

    Tags: , , , ,

    Trackback from your site.

    Leave a comment