equilibrio

3 consejos para equilibrar el trabajo y la vida personal

Equilibrar el trabajo y la vida personal es la clave para cada vez más empresas en el mundo. Desde el punto de vista de las empresas, éstas pueden implementar políticas y ofrecer más beneficios. Facebook, por ejemplo, ha anunciado recientemente una actualización en su política de permiso remunerado incluyendo más beneficios a los empleados que lidian con enfermedades o muerte en la familia.

De esta manera, los días de permiso remunerado no solamente se limitan a la baja de maternidad o paternidad o a la enfermedad del trabajador, sino que también se amplían a otras razones familiares, permitiendo equilibrar el trabajo y la vida personal del empleado y su familia mucho mejor.

Sin embargo, también es responsabilidad de los empleados equilibrar el trabajo y la vida personal, para vencer el agotamiento y poder rendir más en el trabajo, así como para poder disfrutar más de la familia y los amigos.  

En un artículo anterior hablamos de la importancia de mantener el estrés laboral bajo control y dos de las estrategias que propusimos fueron no cargar con las responsabilidades del trabajo una vez fuera de la oficina y hacer un poco de ejercicio cada día, solo o acompañado.

Hoy vamos a ofrecerte 3 consejos más para ayudarte a encontrar el correcto balance entre tu vida privada y tu ejercicio profesional. 

Elimina actividades que absorben tu energía

A veces tenemos que quedarnos más rato en la oficina o llevarnos trabajo a casa porque no hemos aprovechado bien el tiempo del que disponemos.

Si limitamos el tiempo que pasamos en redes sociales, en Internet, haciendo llamadas u otras actividades no relacionadas con el trabajo en sí, también limitaremos el tiempo que debemos quedarnos en la oficina para poder acabar todas las tareas pendientes.

Piensa si puedes delegar tareas

El saber delegar tareas es un arte muy práctico de aprender. Replantea tus obligaciones y piensa si algunas de las tareas que te llevas a casa después del trabajo pueden ser delegadas a un compañero o subalterno.

En casa también puedes pensar si hay tareas que puedas delegar, como por ejemplo hacer las compras por internet y mandarlas a casa directamente o contratar a alguien para que te ayude a limpiar. Así disfrutarás de más tiempo de ocio y relajación con tu familia cuando llegues a casa después de un largo día de trabajo.

Meditación y descansos

No es necesario convertirse en experto de la meditación ni sentarse horas y horas en silencio como un monje budista. Con que te levantes media hora antes de lo habitual y tomes tu tiempo para relajarte por unos momentos antes de salir de casa, es suficiente. Cinco minutos de sentarte en silencio bastan para empezar el día con claridad.

En el trabajo también puedes tomarte descansos cortos que te ayuden a recargar las pilas. De esta manera, serás más productivo cuando vuelvas a tus tareas y no tendrás que quedarte tiempo extra en la oficina para terminarlas.

Si sigues estos tres sencillos consejos verás que tu tiempo en la oficina estará mejor aprovechado y la mayoría de días podrás salir en tu horario establecido, cosa que te proporcionará más tiempo de descanso o de diversión a solas, en familia o entre amigos.

No tendrás que planear todas tus actividades favoritas durante el fin de semana y cada día podrás darte pequeñas dosis de felicidad que ayudarán a hacerte la semana más llevadera.

¿Y tú, qué estrategias sigues para equilibrar el trabajo y la vida personal? Cuéntanos en los comentarios si te sientes feliz actualmente en este sentido o si crees que puedes cambiar algo para disfrutar más de la vida.

Tags: , ,

Trackback from your site.

Leave a comment